De una ciudad tranquila a zona liberada

Jesús María sufrió una ola de robos en los últimos días que rompieron con la tranquilidad de la ciudad.

En las últimas 72 horas hubo una serie de asaltos callejeros. La mayoría de las víctimas son adolescentes a los que le sustraen sus pertenencias tras ser amenazados. Los denominados “motochorros” rondan la zona de la ciudad y tras amenazar con armas blancas, le sustraen dinero o el celular a la víctima. Además, este fin de semana hubo un robo al estilo punguista. En un reconocido boliche ubicado sobre Ruta 9, durante la fiesta de Haloween, varios asistentes fueron “pungueados” y les robaron celulares. La policia y la Intendente Mariana Ispizua no pone mano dura a estos episodios, aún sin sosspechosos ni detenidos.

Por Magazine Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *