Emiterio atropelló a la gloria y levantó la Copa de Oro

Gran Premio Copa de Oro (G1-2400m/Césped), San Isidro.

El plato fuerte por excelencia que se reservó el Hipódromo de San Isidro para su atardecer de sábado le perteneció al Gran Premio Copa de Oro (G1-2.400m/Césped) Copa “Alfredo Lalor”, uno de los puntos cumbres de cara a Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) de Diciembre, representado en partidores por un total de 9 aspirantes en búsqueda de la antesala perfecta.
Sumando la primera estrella de máxima escala para una cartilla que cada día mejoraba un poquito más, el rendidor Emiterio (Treasure Beach) le puso el moño a su campaña obteniendo esa medalla que necesitaba de cara a la prueba cumbre de la hípica nacional, guiado de manera fantástica por su piloto, que conoce al detalle el motor de su ejemplar, que le respondió perfectamente.
Corrido al centímetro y con una tranquilidad que era justamente la que demandaba la competencia, Cristian Velázquez lo mantuvo alejado de los puestos de vanguardia, controlando no irse para adelante, ya que iba Preciado Icon (Sixties Icon) al frente, pero un ritmo cansino, con todos los caballos saltando en la primera etapa.
Jamás se preocupó por adelantar el joven piloto, que lo único que hizo fue buscarle la libertad al pupilo de Hugo Miguel Pérez, que arrancó con una fuerza descomunal en los 300 decisivos, justamente cuando se echó a correr, sobrepasando tras breve lucha a Fantasioso (Strategic Prince), que dejó todo pero no le alcanzó.

Estableciendo una buena marca de 2’28″28c de guarismo con unos parciales completamente lentos para el césped normal, Emiterio (Treasure Beach) derrotó por 1/2 cuerpo a Fantasioso (Strategic Prince), con Guest Seattle (Seattle Fitz) completando el podio, delante de: Milione (Treasure Beach), Puerto Real (Pure Prize) y Preciado Icon (Sixties Icon), todos dentro de un margen cercano, pensando en las futuras revanchas.
Segundo lauro estelar en la cartilla del nieto materno de Catcher In The Rye que porta la blusa de la divisa Don Ibaldo (LP), sumando cuatro para su cuenta personal, rindiendo en concreta plenitud cuando el metraje se fue alargando, y aprovechando la ausencia de Glorious Moment, que lo venía de preceder dos veces. El futuro del zaino negro estará en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), con las intenciones y la ilusión intacta de consolidarse como el mejor fondista del país.

Nota Gentileza: Braian Nicolás Haedo. (Caballos del Mundo)
Fotos Gentileza: Ariel Fitzsimons 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *